¿Qué puedo decir? ¡Estas últimas semanas han sido agotadoras!

Si estás en el mismo bote que la mayoría de los padres en el mundo, te tienes que adaptar al  hecho de que a tus hijos les dieron repentina e inesperadamente cuatro meses adicionales de vacaciones de verano, especialmente los más chiquitos, y a otros los mandaron a estudiar y a aprender en casa, todo esto encerrados, mientras trabajas y haces las tareas del hogar.

Amo a mi hijo con todo mi corazón. Todos los padres que conozco aman a sus hijos más que a nada en el mundo, pero eso no significa que tenerlos en casa todo el día, todos los días, durante semanas y meses a la vez, sea fácil.

Así que creo que todos podemos estar de acuerdo en que estos son tiempos extraordinarios y, como tales, requieren algunas medidas extraordinarias para mantener a todos cuerdos y relativamente funcionales. Para algunos de nosotros, eso probablemente signifique algunos grandes ajustes a la rutina habitual.

Toda esta situación es una locura, que jamás nos imaginamos, ni preparamos y tenemos que hacer lo que sea para hacerla lo más llevadera posible en función de nuestras posibilidades, que además son diferentes para cada familia. A continuación te dejo algunos consejos para que tus hijos se sientan seguros y descansados y para ayudarlos a mantenerse saludables emocionalmente.

  • Establecer y seguir una rutina

¿Alguna vez te has preguntado por qué los bebés pueden repetir el mismo juego aburrido durante horas y horas? ¿Por qué un juego de esconderse, a la centésima vez, puede hacerlos gritar de alegría igual de emocionados que la primera vez? Es porque, al menos en parte, se están cumpliendo sus expectativas, y saben qué esperar de ese juego. Te ven colocarte las manos sobre la cara y luego piensan para sí mismos: “ ¡Sé lo que pasa después! ¡Va a apartar las manos y su cara estará allí! “¡Oh, lo sabía! ¡Sabía que eso iba a suceder!

Las rutinas son sumamente importantes para los niños, desde los más chiquitos, ya que les brinda una sensación de seguridad. Crear una rutina clara, saber cuáles son las actividades a seguir en el día les da confianza y les tranquiliza, por lo que, aunque tengamos que hacer algunas concesiones serias, intenta mantener las cosas predecibles y consistentes siempre que sea posible.

  • No te estreses si el tiempo frente a las pantallas ha aumentado o aparecido.

En mi caso, y en el caso de casi todos los padres que conozco, hemos aumentado ligeramente el tiempo de pantalla en aproximadamente un tres mil por ciento. Ninguno de nosotros está emocionado al respecto, y a todos nos gustaría ser los padres influencers de Instagram que están aprovechando este tiempo para enseñar a nuestros hijos a hacer pan de masa fermentada, títeres, plastilina casera, ropa para sus muñecas, o cualquier otro proyecto sacado de Pinterest, pero como todos sabemos, no tonos tenemos las habilidades, el tiempo ni la paciencia de esos padres, y nuestros hijos no siempre están afines a hacer estos proyectos divertidos. Para aquellos de nosotros en el mundo real, el tiempo de pantalla adicional para los niños puede hacer la diferencia entre una tarde tranquila y un colapso mutuo. Así que no suframos tanto si nuestros niños están viendo varios capítulos de Paw Patrol o diez veces los videos de la vaca Lola.

Solo una advertencia; Las pantallas emiten una gran cantidad de luz azul que puede interferir con el ritmo circadiano natural del cuerpo, así que deja que tus hijos disfruten de tiempo extra en la pantalla, pero apágalas dos horas antes de acostarse tanto para sus siestas como para sus noches.

  • Mantén el horario de las comidas.

Cuando se trata de las comidas, nuevamente, trata de mantener los horarios lo más constantes posible. Pocas cosas afectan el sentido del tiempo de nuestro cuerpo, los horarios de comida es uno de ellos, por lo que permitir que las horas del desayuno, almuerzo y merienda cambien o varíen demasiado puede alterar el horario de tu pequeño. Ojo también con los productos que contienen mucho azúcar, probablemente los dejará con demasiada energía antes de acostarse y ocasionalmente pueden tener un malestar estomacal, así que estén atentos a la cantidad de comida chatarra que sus niños están injiriendo.

  • Abraza a tu lado creativo

Con todos en casa, es probable que tus hijos tengan un exceso de energía. Sin un patio o jardín en el que jugar y sin amigos que perseguir, tendrás que ser creativo para ayudarlos a cansarse. Salir es una buena idea, la luz del sol ayudará a mantener el ritmo circadiano y un paseo en bicicleta o incluso una caminata rápida, con todas las precauciones, pueden ayudar a reducir la sensación de encierro y evitar que tú y tus hijos se vuelvan locos. Construir un área de juego interior temporaria con muebles y cojines puede ser un gran proyecto para mantener a los niños ocupados y proporcionarles también algunas cosas para trepar, escalar y explorar. ¡Luego de este tiempo, el órden volverá a tu hogar, no te preocupes!

  • Temprano a la cama, temprano a levantarse …

Ahora, dado que muchos de nosotros ya no tenemos que coger el tráfico de las mañanas para ir al trabajo, y por lo tanto madrugar, podríamos pensar que esta es una buena oportunidad para apagar los despertadores y que todos puedan dormir un poco más. Estoy tentada a hacerlo yo misma, para ser honesta, pero cumplir con los horarios habituales de acostarse y despertarse es realmente importante. La previsibilidad y la estructura son, de nuevo, fuentes de consuelo para nuestros hijos, por lo que, aunque no haya alarmas despertadoras, sigue siendo una buena idea mantener las actividades a su tiempo habitual. Además, las cosas eventualmente volverán a la normalidad, e intentar que vuelvan a su horario habitual será un desafío.

  • Respiración profunda, exhalación profunda

Para los niños mayores, algunos ejercicios de respiración profunda durante su rutina de acostarse puede ayudarlos a calmarse al final del día. No sugiero que comiencen clases de meditación ni nada, pero los juegos de respiración profunda pueden ser muy divertidos y ayudarlos a prepararse para ir a dormir.

  • Mantén la calma

Fuera del ámbito del sueño, hay un par de otros consejos que me gustaría ofrecerte. Como indudablemente sabes, los niños son pequeñas criaturas perceptivas, y probablemente sepan que está sucediendo algo grave en este momento. Puede que no lo mencionen demasiado, pero es probable que haya algo resonando en la parte posterior de sus cabezas que los tiene un poco nerviosos. Esto puede amplificarse si ven que sus padres están preocupados y al límite también, así que trate de mantener un ambiente ligero y alegre en casa. Sé que no es fácil dadas las circunstancias, pero además tener niños estresados en casa ​​no va a mejorar la situación. Si tienen preguntas, por supuesto, debes ser honesto y comunicativo, utilizando el un lenguaje apropiado para su edad, pero tu actitud hacia las cosas hará maravillas para mantener sus mentes tranquilas.

  • Céntrate en lo bueno

Por último, pero no menos importante, trata de no ver las noticias con los niños alrededor. Siempre escuchan y escuchan términos como “número de muertos” y “enfermedad mortal” que van a aumentar sus niveles de estrés. Es importante mantenerse informado claro, pero hazlo después de que se hayan acostado.

Espero volver a un momento en el que podamos discutir cosas menos serias entre nosotros nuevamente, y mirar hacia atrás y ver a este momento como uno en el que todos nos sentimos cerca (incluso mientras estamos tan separados), nos apoyamos y sacamos lo mejor de esta mala situación. Hasta entonces, lávate las manos, quédate en casa y aprovecha al máximo esta cuarentena. Quién sabe, podamos recordarla con cierta gratitud por la oportunidad que tuvimos para volver a conectarnos con nuestros hijos y pareja.