Los buenos hábitos de sueño contribuyen a la buena salud de nuestros hijos. Un niño bien descansado es más sonriente, menos quejumbroso, tiene más energía y más curiosidad por aprender cosas nuevas. Debido a que el sueño de nuestros niños es tan importante, nació el acompañamiento de “Ensueño”, para que cada niño y cada familia puedan encontrar el sueño reparador que todos necesitamos para disfrutar de los preciosos momentos de la vida.

Cuando los padres confían en mí y tengo el honor de ser su guía de sueño durante un par de semanas, ya sea en consulta individual o en forma de talleres grupales, tomo esta responsabilidad muy en serio y con mucho cariño.

Probablemente te estés preguntando ¿qué es lo diferente? ¿Qué elementos adicionales te brindará el acompañamiento de Ensueño en comparación a todos los consejos que ya has recibido de tus amigos, pediatras o lo que has leído en Internet? Ensueño brinda un apoyo personalizado, que toma en cuenta la personalidad de tu hijo y los valores de sus padres. ¡Debes sentirte cómodo con el plan de sueño de tu hijo para que funcione!

Mi enfoque para mejorar el sueño de su hijo es claro:

Les daré información honesta sobre POR QUÉ dormir es tan importante para el bienestar de tu hijo. Esto te dará toda la motivación que necesitas para hacer cambios en los hábitos actuales de sueño de tu hijo.

Presentaré un plan paso a paso, fácil de seguir, que te permita tomar algunas decisiones sobre cuál es el enfoque correcto para tu hijo. Todos los niños son diferentes y nadie conoce a tu hijo mejor que tú por lo que te animaré a que trabajemos juntos los detalles del plan para que se adapte a la medida y necesidades de tu hijo y familia.

Te acompañaré durante todo el proceso de cambio, indicándote lo que puedes esperar y juntos mediremos el éxito al final del proceso.

Una pequeña nota sobre el tema del llanto.

 Los padres a menudo me preguntan si mi método es como el famoso “dejar que llore” donde los padres dejan que el niño llore más y más.

Cuando un niño llora, es el medio que tiene para protestar e indicar que no está conforme con algo, y no voy a mentir, es probable que cambiar los hábitos de sueño de un niño no lo complazca y, por lo tanto, lo lleve a protestar y a llorar. Es por eso que siempre respondo a los padres con honestidad: es probable que tu hijo proteste en un momento u otro del proceso de cambio de hábitos de sueño. Pero me gustaría asegurarte que nunca te pediré que dejes que tu hijo llore solo en su habitación ni que ignores a su llanto. Nunca haremos nada con lo cual tú, tu hijo o tu familia no se sientan seguros o cómodos.

La razón por la cual mi apoyo ofrece resultados tan espectaculares, es que siempre estaré escuchándote y escuchando a tu hijo.

Estaré muy gustosa de trabajar contigo y tu hijo o hija para mejorar su sueño y el descanso de toda la familia.